Qué se necesita para entrenar un duatlón

En realidad poca cosa. El duatlón consiste en dos tipos de deporte unidos en una misma competición: correr y el ciclismo.

Así que tendrás que entrenar para estas dos modalidades. Lo bueno es que ambas pueden ser practicadas al aire libre. Está muy bien y es necesario hacer deporte en las máquinas y el gimnasio, pero que ambos se puedan ejercitar al aire libre nos ayuda a romper la rutina y hacer del entrenamiento algo más distendido y agradable.

En cuanto a máquinas de deporte, necesitarás:

  • Una cinta de correr. La cinta te permite controlar los tiempos e intensidad de los ejercicios. Además es más rápido, cómodo y la lluvia o el frío no evitarán que continúes entrenando. Hay cintas de correr baratas, además te las envían a domicilio y se encargan de toda la logística. Así tienes la máquina en casa y practicas cuando quieras. Otra opción es acudir al gimnasio, aunque siempre viene bien tener una cinta de correr en tu vivienda.
  • Bicicleta estática o de spinning. Lo mismo que hemos comentado antes. Hay modelos que tienen precios razonables y si dispones de espacio en tu casa siempre viene bien tener la máquina a mano y entrenar cuando quieras en unas bicicletas de spinning.
  • Ropa deportiva. Aquí dependerá bastante de cuál sea tu rutina de entrenamientos. La parte más delicada son las zapatillas. Si te vas a tomar en entrenamiento en serio será bueno que dediques una parte del presupuesto a hacerte con unas buenas zapatillas deportivas. Hay marcas especializadas, como Zootsports o Decathlon.

Consejos de Chrissie Wellington para entrenar:

"Es un error pensar que porque haces Ironman, tiene que aumentar el volumen y horas que dedicas al entrenamiento," dice Chrissie. "Sí, tienes que entrenar más, pero no tanto como parece, especialmente si ya tienes un fondo de resistencia. Ya tienes la base del entrenamiento. En efecto, Belinda Granger o Hillary Biscay eran atletas con un alto volumen de entrenamiento, sí, pero eso no tiene que ser la norma."

"Cuando pasé de la distancia olímpica a la Ironman en 2007, mi enfoque estaba centrado en la intensidad más que en el volumen o cantidad. A medida que avanzaba mi carrera deportiva, fui aumentando la intensidad de las sesiones, y una de mis fortalezas era el entrenamiento de alta intensidad y lo que llamamos 'back-up'. Básicamente significa recuperar rápidamente para soportar el estrés del entrenamiento de alta intensidad día tras día sin acumular fatiga muscular."

"En definitiva, no obsesionarse por los kilómetros o el tiempo; la calidad es la clave en tus sesiones de entrenamiento."

"Es de sentido común, pero he seguido una dieta saludable, equilibrada, que consistió en alrededor de un 60% de carbohidratos complejos: cosas como la quinua, arroz salvaje, pasta marrón y Keenan. También comí – y todavía lo hago – montones de frutas y hortalizas, muchas de nueces y semillas y grasas y aceites."

"Las aves de corral y pescado era habituales en mi dieta y una vez por semana comía carnes rojas. Nunca fui a por comidas copiosas o pesadas. No es tan complicado ni hace falta ser científico. Simplemente, come cosas sanas y en su justa cantidad."

Mi entrenamiento es muy parecido desde enero a octubre. Después de Kona me tomaba seis semanas más suaves, que eran vitales para recuperar. Diciembre es un mes más complicado para mantener un entrenamiento fijo, a partir de enero es más simple retomar las rutinas. Conforme avanzaba la temporada, iba aumentando la intensidad y velocidad, y reduciendo los intervalos de descanso.

Vía 220triathlon.com